Logo Santuario de la Divina Misericordia

CUARESMA 2018

CUARESMA 2018

Los seres humanos damos y recibimos y cuando se trata de las cosas que tienen relación con Dios, lo hacemos desde un acto derivado de la fe. Así, cuando deseamos prepararnos para recibir la fiesta de la resurrección del Señor por medio del tiempo que llamamos cuaresma, nos abrimos para acoger, recibir, guardar para nosotros, para aceptar este acontecimiento.

Al abrirnos para recibir lo hacemos en un proceso lento y de manera personal o grupal porque lo que esperamos recibir, deseamos hacerlo nuestro, ya que lo consideramos un bien.

Recibir algo, puede hacerse de modo general, el sentido de decir, voy a entrar en el tiempo de cuaresma. Es como tomar conciencia de que estamos en espera de la conmemoración de la pascua del Señor.

Un segundo nivel, es vivirlo como un acontecimiento esencial para nosotros y para la vida de la Iglesia, puesto que por medio de esta preparación asumimos el modo y manera en que se transmite el mensaje de la revelación de Cristo a la fe viva de los creyentes, y en la medida en que estos la reciben de forma libre y personal. No se trata de asumir la preparación a la Pacua porque así se mande, si no porque se considera importante.

Es decir, deseamos recibir, acoger y hacer nuestro en la Iglesia y como  Iglesia esta preparación que pedagógicamente los pastores proponene para la vida, celebración, santidad y misión de todos en la Iglesia. Las formas concretas en el caso de la cuaresma, es la práctica litúrgica y sacramental  propia de este tiempo.

El camino cuaresmal es ese mirar a Cristo y dejarse mirar por Él para percibir de su mirada amorosa el don y la gracia de una conversión profunda, hacia Dios, fruto de la gracia. Es una mirada hacia un verdadero centro.

 Puede profundizar mas en www.iglesia.cl/especiales/cuaresma/

 

 

 

Donaciones
Arzobispado de Santiago