Logo Santuario de la Divina Misericordia

OBRAS DE MISERICORDIA CORPORALES

OBRAS DE MISERICORDIA CORPORALES

En este espacio, podrás conocer el misterio de la Divina Misericordia, revelada por Jesucristo a la huamanidad por medio de  Santa Faustina. 

Las Obras de Misericordia son las respuesta del hombre hacia Dios Padre para dar culto a la Divina Misericordia.

Como también lo es la Confianza.

 

Obras de misericordia corporales

 

1.- Dar de comer al hambriento

2.- Dar de beber al sediento

 

Estas dos primeras obras son complementarias y se refieren a la ayuda material que podemos dar a los necesitados. Los bienes que justamente poseemos son dones de Dios, son bienes porque están para subsanar males, carencias, necesidades. Dios nos exijirá de acuerdo a todo lo que nos da y al modo en que utilizamos sus dones (cf. Mt 25, 14 -30), porque " A quien mucho se le da, mucho se le pedirá" (Lc 12, 48).

Podemos dar de lo que nos sobra y podemos dar de lo que no nos sobra. El Señor ve lo último  mira con mejores ojos. Recordemos  la pobre viuda que dio para el Templo las dos monedas que le quedaban. No era una parábola, era un hecho real que nos relata el Evangelio. Cuando Jesús vio lo que daban unos y otros, dijo "Todos dan a Dios lo que les sobra. Ella en cambio dio lo que tenía para vivir"(Lc 21, 1-4).

 

Diario de Santa Faustina (N° 1312): " Hija  mía, han llegado a Mis oídos las bendiciones de los pobres que que lejándose de la puerta Me bedicen y Me ha agradado esta misericordia tuya dentro de los límites de la obedienciay por eso he bajado del trono para gustar el fruto de tu misericordia"  

3.- Dar posada a quien lo necesita

En la antigüedad era de vida o muerte alojar a un necesitado durante sus travesías. Hoy ya no es así. Sin embargo, siempre esta la posibilidad de una real necesidad a la que podamos subvenir con nuestro alojamiento. Hoy, esta obra de misericordia se refiere al modo de acojer al prójimo, el trato, la escucha, el dialogo, el interés por quien nos toca recibir, hablar, compartir, etc.., sea diariamente u ocacionalmente. En nuestra sociedad tan herida donde hay tantos vagabundos interiores, nuestro modo de dar posada con el corazón puede ser fundamental para mostrar la caridad cristana y acercarlos a Dios. Hoy simplemente una escucha atenta, el interés sincero por los demás, con mirarlo a la cara y sonreir damos una buena acogida al prójimo.

 

Diario de Santa Fasutina (N°1305): Hoy vino a la puerta cierta alma pidiendo ser recibida como alumna, sin embargo no fue posible acogerla. Aquellas almas necesitan mucho nuestra casa. Mientras hablaba con ella se ha renovado mi pasión de Jesús. Cuando se alejó me sometí a una de las más grandes mortificaciones, pero la próxima vez no dejaré que se vaya un alma como esa.

 

4.- Vestir al desnudo

 

La pobreza y el frío siguen cobrando vidas. Hay muchos que necesitan aquello que nosotros tenemos demás. Y no solo lo ya inutilizado, sino también lo que nos sirve. Esta obra nos exige estar atentos a las carencias materiales del necesitado y de aquellos que, por distintos motivos, perdieron todo.

Otro modo actual de "vestir al desnudo" es ayudar a la modestia en la vestimenta. Valorar nuestro cuerpo, en este tiempo que se valora lo sexual, nuestro cuerpo debe ser custodiado de las miradas lujuriosas debido a nuestra vestimenta, todo el dia y en todas partes somos Templo del Espíritu Santo.

 

5.- Visitar al enfermo

 

Significa interesarse por los enfermos conocido y desconocidos. debemos mostrarles un verdadero cariño y compañia a los enfermos, ancianos, minusválidos, etc. Cuidar de ellos hasta en los detalles, estar atentos a sus necesidades y no aprovecharse de sus debilidades. y la atención mas importante en caso de vejez y de enfermedades graveses preocuparnos por su estado espiritual.

En una sociedad actual que esta imponiendo la eutanasia, la mejor respuesta es la de procurar el interés real del enfermo. Por ejemplo con los cuidados paliativos en casos terminales. Amando el don de la vida en cada enfermono nos dejemos someter a los dictados de  la cultura de la muerte. También es importante hoy la ayuda y cercanía a los adictos que necesitan saber que no nos olvidamos de ello, que nos importan, que confiamos en sus posibilidades de salir adelante y que todo se puede lograr de la mano de Cristo.

 

6.- Visitar  a los presos

El Señor estuvo preso y conoce las necesidadesy dolores de los preso. También El quiere identificarse con el que está privado de libertad. La obra supone ir a visitralos, compartir tiempo, mostrarles que la sociedad no se venga del mal, si no que busca el verdadero bien ara ellos. Es deber ayudarlos material y espiritualmente; hacerles saber del amor incondicinal de Dios que esta más cerca del que sufre y la necesidad de responder con un cambio de vida. Debe hacérseles conocer  la ncesidad y posibilidad de reparar el mal cometido y/o de soportar con paciencia las injuticias humanas.

Diario de Santa Faustina (N° 1515): " He pasado toda la noche con Jesús en el calabozo. En una noche de adoración. Las hermanas rezan en la Capilla. Yo me uno a ellas espiritualmente, porque la falta de salud no me permite ir a la capilla. Pero como no he podido dormir en toda la noche, la he pasado junto a Jesús en el calabozo. Jesús me hizo conocer los sufrimientos que allí había pedecido. El mundo los conocerá el día del juicio.

 

 

 7.-Enterrar a los muertos

 

Jesús quiso ser sepultado. El respeto a la vida humana supone el respeto a la muerte humana. La dignidad de los cuerpos alcazada por el judeocristianismo debe ser sotenida por la sociedad con esta práctica. el modo de trato a los cuerpos humanos sin vida debe simbolizar también la esperanza en la resurrección. Los restos mortales son objeto de recuerdo y oración porque la persona sigue viva. En caso de cremación por justas razones, las cenizas deben igualmente ser enterredas o colocadas en su totalidad en lugares sagrados, donde se le pueda recordar y orar. Se debe disponer las cosas de modo que por un difunto se pueda practicar la necesaria obra de misericordia espiritual de honrar sus restos y orar por ellos.

El cristiano, que tiene el deber de promover y defender el valor de la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural, también tiene el deber, ante el drama del aborto procurado, de exigir que los cuerpos de los niños no nacidos asesinados puedan ser enterrados.

 

Donaciones
Arzobispado de Santiago