Logo Santuario de la Divina Misericordia

VIRGEN DEL CARMEN

VIRGEN DEL CARMEN

VIRGEN DEL CARMEN

 

¿Quién es la Virgen del Carmen?


La Virgen María es una sola, es la Madre de Jesús y por ello Madre Nuestra (Juan 19, 26-27) y se ha aparecido a los hombres en distintos momentos de la historia tomando las vestimentas y rasgos de la comunidad o nación a la cual se dirige. Es por ello que se le conoce con distintos nombres o advocaciones, siendo una de ellas la Virgen del Carmen, quien toma su nombre del Karmel o Monte Carmelo, emplazado en la costa mediterránea de Israel.

 

La Iglesia nos enseña que la Virgen María ocupa, después de Cristo, el lugar más alto y el más cercano a nosotros, pues Ella "por la gracia de Dios, después de su Hijo, fue exaltada sobre todos los ángeles y los hombres. Redimida de modo eminente, en previsión de los méritos de su Hijo, y unida a El con un vínculo estrecho e indisoluble, está enriquecida con la suma prerrogativa y dignidad de ser la Madre de Dios Hijo, y por eso hija predilecta del Padre y sagrario del Espíritu Santo; con el don de una gracia tan extraordinaria aventaja con creces a todas las otras criaturas, celestiales y terrenas" (Concilio Vaticano II, Lumen Gentium).

 

Por otra parte, la Virgen "es proclamada miembro excelentísimo y singular de la Iglesia y como tipo y ejemplar acabadísimo de la misma en la fe y en la caridad, y a quien la Iglesia Católica, instruida por el Espíritu Santo, venera, como a madre amantísima, con afecto de piedad filial" (Lumen Gentium, Nº 63)

 

Desde siempre los cristianos hemos visto a la Virgen María como amparo y refugio de los pecadores, donde acudimos a protegernos en momentos de mayor tentación o grandes dificultades y para que nos ayude a cumplir Su voluntad en nuestra vida.

 

Dios ha querido -enseñaba San Bernardo- que todos los bienes que de Él provienen, nos lleguen por medio de la Virgen Santísima: "Es voluntad de Dios que todo lo obtengamos por María" (Juan Pablo II, Encíclica Redemptoris Mater, Nº 6) y en su reconocido sermón explica que la Virgen es como un acueducto por el que nos llegan todas las gracias.

 

En este rol, María se pone en medio de Dios y los hombres, es decir, ocupa el papel de mediadora, no como una persona extraña, sino como madre consciente de que como tal tiene derecho a hacer presente al hijo las necesidades de los hombres. (Juan Pablo II, Encíclica Redemptoris Mater, Nº 21).

 

El profeta Elías y el Monte Carmelo
Como relata el Primer Libro de los Reyes, capítulos 17 y 18, el pueblo hebreo pidió al profeta Elías que intercediera por él ante el Señor, por la gran sequía que sufría el país. Por ello, Elías prometió a Dios que el rey Ajaab y el pueblo abandonarían al dios Baal y así El terminara con los sufrimientos de los habitantes de la región.

 

Elías subió al Monte Carmelo varias veces a orar hasta que finalmente apareció una gran señal: "Cuando volvió la séptima vez, subía desde el mar una nubecita no más grande que la palma de la mano" (1 Rey 18, 44).

 

A partir de la lluvia que trajo la señal de la nube, el Monte Karmel o Monte Carmelo –cuyo nombre significa jardín- se convirtió en un lugar sagrado. Hasta allí y por cientos de años llegaron a vivir ermitaños que se dedicaron a la oración y que con el paso de los siglos fueron llamados monjes carmelitas.

 

El Monte Carmelo con todas sus construcciones.
Grabado, c. 1900.
Obispado Castrense de Chile.

 

Comienza la devoción a la Virgen del Carmen
Estos hombres que se entregaron a la vida de oración y penitencia en el desierto, comenzaron a invocar a María con el nombre de "Santísima Virgen del Monte Carmelo", lo cual derivó en "Virgen del Carmen".

 

En el siglo XIII, el Patriarca Latino de Jerusalén, delegado papal en Tierra Santa, les pidió a los ermitaños del Monte Carmelo que ordenaran su estilo de vida. Esto se concretó por medio de una regla que fue aprobada por el Papa Honorio III en enero de 1226 y, posteriormente, confirmada por Inocencio IV. De esta manera, nació la orden religiosa de los Padres Carmelitas, que se extendió por el mundo tanto en su rama masculina como femenina.

 

En 1660, la rama femenina carmelita se asentó en Chile, fundando el primer monasterio. Con el tiempo y la abundancia de las vocaciones nacieron otros conventos, surgiendo desde el Monasterio de Los Andes, nuestra primera santa, Teresa de Jesús de Los Andes.

 

Juanita Fernández Solar antes de tomar los hábitos carmelitas.
Fotografía década de 1910
Museo Histórico Nacional.

 

Réplica del dormitorio de Sor Teresita durante su época de religiosa.
Monasterio de Auco, Los Andes.

 

Fuentes:
· Libro "Historia y Devoción a la Virgen del Carmen", autor Pbro. Claudio Verdugo Caviares.
· Guía " Aprendiendo quién es la Virgen del Carmen", material de propiedad del Área de Educación Conferencia Episcopal de Chile.

 

Su Mensaje y Devoción


El domingo 16 de julio de 1251, estaba San Simón Stock, Superior General de los Padres Carmelitas del convento de Cambridge, Inglaterra, rezando por el destino de su orden, cuando se le apareció la Virgen María. Estaba vestida de carmelita y acompañada de una multitud de ángeles, llevando al Niño Jesús en sus brazos y en su mano un hábito en miniatura, que le entregó diciendo:

"Recibe hijo mío este Escapulario de tu orden, que será de hoy en adelante señal de mi confraternidad, privilegio para ti y para todos los que lo vistan. Quien muriese con él, no padecerá el fuego eterno. Es una señal de salvación, amparo en los peligros del cuerpo y del alma, alianza de paz y pacto sempiterno". (Novena de Nuestra Señora del Carmen, Santiago, Carmelitas descalzos, 1942, pag. 30; Matte y Domínguez, El Escapulario del Carmen, pág. 9)

También en su aparición en Fátima la Virgen le habló a Lucía sobre el escapulario. De acuerdo al relato de dicha vidente, Ella en su última aparición (Octubre, 1917, día del milagro del sol), se presentó vestida con el hábito carmelita, con el escapulario en la mano y en su mensaje recordó a sus hijos que lo llevaran con reverencia. También pidió que quienes se consagraran a ella lo usaran como signo de dicha consagración.

Cabe resaltar que lo singular de la aparición de la Virgen a Simón Stock –a diferencia de otras apariciones- es que la Virgen del Carmen aparece con su Hijo Jesús en brazos como su tesoro más preciado y como invitándonos, una vez que nos revistamos del escapulario, a que su Hijo, el mismo Dios, sea también nuestro tesoro. Porque la Virgen es camino hacia su Hijo, vía directa hacia Jesús; la Virgen nos presenta a su Niño para que le amemos y nos invita y ayuda a acercarnos a Él.

 

Novena del 8 al 16 de Julio

 

Novena a la Virgen del Carmen
La Novena a la Virgen del Carmen, se refiere a los 9 días que anteceden a la celebración del Día de la Virgen del Carmen el 16 de julio. Se realiza desde 8 al 16 de julio y consiste en rezar la oración de la Virgen del Carmen por Chile cada día para preparar el alma y el espíritu para conectarse con ella, con su amor y su mensaje el día de la celebración y se prepara a los fieles para la imposición del escapulario. Ella quiere proteger en la vida y sobre todo en la hora de la muerte a cada uno de sus hijos.
De esta manera se hace un reconocimiento público a la importancia de Nuestra Señora del Carmen en nuestra patria, pues hasta hoy se le sigue invocando como Reina y Madre.

 

Oración a la Santísima Virgen del Carmen
(Monseñor Ramón Ángel Jara)

 

¡Oh Virgen Santísima del Carmen!
llenos de la más tierna confianza,
como hijos que acuden al corazón de su Madre,

 

nosotros venimos a implorar una vez más
los tesoros de misericordia que con tanta solicitud
nos habéis siempre dispensado.
Reconocemos humildemente
que uno de los mayores beneficios
que Dios ha concedido a nuestra Patria
ha sido señalaros a Vos
por nuestra especial Abogada, Protectora y Reina.

 

Por eso a Vos clamamos
en todos nuestros peligros y necesidades
seguros de ser benignamente escuchados.

 

Vos sois la Madre de la Divina Gracia,
conservad puras nuestras almas;
sois la torre poderosa de David,
defended el honor y la libertad de nuestra Nación;
sois el refugio de los pecadores,
tronchad las cadenas de los esclavos
del error y del vicio;
sois el consuelo de los afligidos,
socorred a las viudas, a los huérfanos y desvalidos;
sois el auxilio de los cristianos,
conservad nuestra fe y proteged a nuestra Iglesia,
en especial a sus obispos, sacerdotes y religiosos.
Desde el trono de vuestra gloria atended a
nuestras súplicas;
¡Oh Madre del Carmelo!
abrid vuestro manto y cubrid con él a esta
República de Chile,
de cuya bandera Vos sois la estrella luminosa.
Os pedimos el acierto para los magistrados,
legisladores y jueces;
paz y piedad para los matrimonios y familias;
el santo temor de Dios para los maestros;
la inocencia para los niños;
y para la juventud, una cristiana educación.

 

Apartad de nuestras ciudades
los terremotos, incendios y epidemias;
alejad de nuestros mares las tormentas,
y dad la abundancia a nuestros campos y montañas.
Sed Vos el escudo de nuestros guerreros,
el faro de nuestros marinos
y el amparo de los ausentes y viajeros.
Sed el remedio de los enfermos,
la fortaleza de las almas atribuladas,
la protectora especial de los moribundos
y la redentora de las almas del Purgatorio.

 

¡Oídnos, pues, Reina y Madre Clementísima!
y haced que viviendo unidos en la vida
por la confesión de una misma fe
y la práctica de un mismo amor al
Corazón Divino de Jesús,
podamos ser trasladados de esta patria terrenal
a la patria inmortal del cielo,
en que os alabaremos y bendeciremos
por los siglos de los siglos. Amén.

 

Virgen del Carmen, Reina de Chile,
Salva a tu pueblo que clama a Ti.

 

Novena a Nuestra Señora del Carmen (8 al 16 de julio de 2020)


Día 1.
"Aquí tienes a tu Madre" (Juan 19, 27)
Virgen Santísima del Carmen, como Abogada, Protectora y Madre Nuestra cubre con tu manto a Chile en este tiempo de pandemia. Conserva nuestra fe y esperanza y consuela a tantas personas afligidas. Se Tú el remedio para nuestros enfermos y acompaña e intercede por tantos que han partido a la patria inmortal del cielo.
¡Virgen del Carmen, Reina de Chile, salva a tu pueblo que clama a Ti!

Día 2.
"Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia" (Lucas 1, 54)
Madre del Carmelo te pedimos por nuestros obispos, sacerdotes, religiosos y consagrados, especialmente por quienes están ejerciendo su ministerio acompañando a los más frágiles y necesitados, adoptando nuevas formas de servicio que les permiten estar cerca de los fieles en las múltiples necesidades espirituales y materiales que hoy se presentan.
¡Virgen del Carmen, Reina de Chile, salva a tu pueblo que clama a Ti!

Día 3.
"Soy la servidora del Señor" (Lucas 1, 38)
Reina y Patrona de Chile intercede por nuestros gobernantes, legisladores, jueces y autoridades, para que seas la estrella luminosa que los lleve a conducir con acierto los destinos de nuestra patria, buscando siempre el bien común y la justicia para todos los habitantes de esta nación. Te pedimos también por los comunicadores sociales y quienes se desempeñan en los medios de comunicación para que busquen siempre la verdad en servicio de la comunidad.
¡Virgen del Carmen, Reina de Chile, salva a tu pueblo que clama a Ti!

Día 4.
"María partió sin demora" (Lucas 1, 39)
Madre Clementísima, hoy te suplicamos por el personal de salud y por todas las instituciones que están al servicio de los enfermos y necesitados, para que los protejas, animes y fortalezcas y así no les falte la paz y sabiduría necesarias para socorrerlos y acompañarlos en su dolor.
¡Virgen del Carmen, Reina de Chile, salva a tu pueblo que clama a Ti!

Día 5.
"Su madre conservaba estas cosas en su corazón" (Lucas, 2, 51)
Madre nuestra, hoy te pedimos por los matrimonios y familias para que siendo iglesia doméstica hagan crecer en la fe, la esperanza y el amor a nuestros niños y jóvenes y protejan y acompañen a nuestros adultos mayores. Que, como los primeros cristianos, nuestros hogares sean testimonio de amor e inviten a la conversión.
¡Virgen del Carmen, Reina de Chile, salva a tu pueblo que clama a Ti!

Día 6.
"Todos ellos, íntimamente unidos, se dedicaban a la oración, en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos" (Hechos 1, 14)
Protectora y Reina de Chile, hoy te pedimos por nuestros educadores, catequistas, agentes pastorales y por todos quienes trabajan en el área de la educación para que puedan entregar sus conocimientos con sabiduría y sus alumnos puedan sentir su cercanía y dedicación, aunque sus cursos no sean presenciales. Que sean un ejemplo de entrega y servicio hacia la comunidad.
¡Virgen del Carmen, Reina de Chile, salva a tu pueblo que clama a Ti!

Día 7.
"Colmó de bienes a los hambrientos" (Lucas 1, 53)
Madre de Chile, concede la abundancia a nuestros campos, mares y montañas. Bendice nuestros cultivos y praderas con el agua necesaria para la agricultura y ganadería y aleja de nuestras ciudades los incendios y desastres naturales.
¡Virgen del Carmen, Reina de Chile, salva a tu pueblo que clama a Ti!

Día 8.
"Mi alma canta la grandeza del Señor" (Lucas 1, 46)
Madre de la Divina Gracia, te pedimos por nuestros científicos para que pronto encuentren los instrumentos que permitan enfrentar la pandemia que hoy nos afecta. Intercede también por los trabajadores, emprendedores, comerciantes y empresarios para que la solidaridad y la honestidad sean la base que permita a todos los chilenos tener un trabajo digno.
¡Virgen del Carmen, Reina de Chile, salva a tu pueblo que clama a Ti!

Día 9.
"Hagan lo que Él les diga" (Juan 2,5)
Abrid vuestro manto Virgen Santísima del Carmen y cubrid con él a esta República de Chile, para que todos los que vivimos en esta tierra bendita, chilenos e inmigrantes, jóvenes y ancianos, civiles y militares, vivamos en paz y fraternidad, buscando la justicia y la concordia, respetándonos y haciendo lo que Jesús nos dice: "Ámense los unos a los otros".
¡Virgen del Carmen, Reina de Chile, salva a tu pueblo que clama a Ti!

 

Puedes visitra esta página web  https://www.virgendelcarmen.cl/  

 

Historia

 

"En el mismo sitio donde se dé la batalla y se obtenga la victoria, se levantará un Santuario a la Virgen del Carmen, Patrona y Generala de los Ejércitos de Chile, y los cimientos serán colocados por los mismos magistrados que formulen este voto, en el mismo lugar de su misericordia, que será el de su gloria". Esas palabras, que constituyen el "Voto O'Higgins", son la razón de ser del Santuario Nacional de Maipú. Se dio la batalla de Maipú, se obtuvo la victoria y el 12 de febrero de 1818 se firmó el Acta de la Independencia de Chile. Las palabras del Director Supremo, Bernardo O'Higgins, tuvieron que llevarse a la práctica. El decreto que ordenó la construcción del templo fue firmado el 7 de mayo de 1818, y ese mismo año se colocó y bendijo la primera piedra. En la actualidad la imagen de la Virgen del Carmen es usada como Patrona del Ejército Libertador de Argentina y Chile.

Con motivo del Bicentenario del Voto O'Higgins, el 14 de marzo de 2018, el entonces rector del Santuario, padre Carlos Cox, indicó que el proyecto libertador de América no era sólo político, y que tenía un fuerte componente cristiano: "Hacer presente un proyecto de Dios con nuestro pueblo".

Donaciones
Arzobispado de Santiago